Skip to content

¿De qué nos alimentamos?

mayo 13, 2010

En un día cualquiera me encontraba trabajando la virtud de la Solidaridad, con meditación y oración, cuando el Libro Tao Crístico cayó en mis manos y leo lo que se presenta frente a mis ojos.

“El Tao genera la vida,

la Virtud la nutre,

la materia es la forma,

la energía es el contenido

(una puede ser imperfecta

la otra siempre perfecta)”

Ante lo hermoso y trascendental que ahí aparecía, sentí la necesidad de mantrarlo, y fue así como termine preguntándome ¿de que me estoy alimentando?

Estoy compuesta de dos energías, ambas con una larga trayectoria en sus vidas. Ambas creación Divina. El Espíritu energía incorruptible, poseedora de la Verdad, Conciencia dada por la Madre Sabiduría, Conocedora de las cosas de Dios, que tiene como Misión rescatar a esta Alma y conducirla hacia la Luz, para que juntas Ejecuten la Obra dada por El Padre dentro del Gran Plan Global. Este Ser se alimenta de Amor, Humildad, Paz, Misericordia, Justicia… ¿Cuantos de estos alimentos le estoy proporcionando al día para que se nutra y tenga la fortaleza que requiere para conquistar el Alma?

El Alma, cuando es oscura, cuando aún no está divinizada por el Espíritu, cuando no se ha expresado en su esencia de luz… es energía menor, poseedora de los Deseos y Bajas Pasiones, con sed de conocimientos, que sabe mentir, sabe manipular, que sabe esconderse en el autoengaño, que sabe como ser feliz y hacer feliz a otros en este mundo, poseedora de la verdad ilusión.

Me vuelvo hacer la pregunta ¿de que me estoy alimentando? Si una se alimenta de las Virtudes y la otra de las Anti-virtudes, concluyo que somos especialistas en alimentar nuestras Almas, porque así fuimos formados… pero al transitar por la senda de la Consagración y recibir por dádiva de Cristo tantas armas para alimentar el Espíritu, no cane más que dar gracias por haber sido llamada a esta senda y tener tanto alimento disponible para que el Espíritu crezca, se consolide y gobierne…

Hoy puedo señalar que existe una gran cautela de mi parte, para no ingerir alimentos que fortalezcan mi alma, en la comprensión que, si la Alimentación que le voy colocando a mi Caldero es buena, llegará el momento en que mi alma sólo recibirá nutrición desde el Espíritu.

Como sabemos el desayuno es el alimento más importante del hombre, el que le proporciona la energía para enfrentar el día, he iniciado la alimentación de mi Espíritu con Oración y Meditación en la madrugada, entregando “el mejor desayuno para nuestro Espíritu”, comenzando cada día, de la Mano de Nuestro Guía y Conductor Personal, El Cristo Vivo.

Hna. Pamela Farías

Cuerpo de Consagrados Bautizados Santiago y V Costa.-

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: